Prensa Energética - AOG 2019
Prensa Energética - Arminera 2019
Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - The News Says

Prensa Energética - Spe

Prensa Energética - AOG 2019

Prensa Energética - ARMINERA 2019

Prensa Energética - Digital Papers

Prensa Energética - Risk Group

Prensa Energética - Howard Johnson

Prensa Energética - Brings Austral

Prensa Energética - Ultramar Logistics

SECCIÓN: ACTUALIDAD
Prensa Energética

Amazonas: Geopolítica del subdesarrollo que no quiere ser


El gas natural es el combustible de transición energética hacia una economía baja en carbón", sostienen desde OLADE, durante el 2do Foro Internacional Gas, Petroquímica y Combustibles verdes Bolivia 2019.


Hoy estamos en presencia de un hecho de gran magnitud en el aspecto geopolítico caracterizado como desastre ambiental. A mi juicio es algo más complejo. Estoy hablando del incendio en el Amazonas. El acontecimiento amerita una serie de reflexiones. Desde hace décadas se ha planteado la necesidad de preservar el Amazonas como área de reserva y pulmón del planeta. Es decir se le exigió a Brasil que se encargue de cuidar el planeta mientras el mundo desarrollado crecía depredando y contaminando el ambiente, haciendo del despilfarro, fundamentalmente de energía, un hábito.

Nosotros fieles a nuestro estilo, hemos a su vez contaminadoel análisis con aspectos ideológicos señalando y condenando al presidente de Brasil, como responsable e impulsor del acontecimiento, por no haber adoptado los recaudos necesarios para evitar la “catástrofe”. Es importante en este punto recordar a nuestros lectores algunos hechos que nuestra sociedad pretende ignorar.

Por ejemplo nosotros hemos destruido nuestros bosques naturales, incluyendo los de maderas duras de gran valor, para ampliar la frontera agropecuaria, incluyendo aquellos ubicados en la frontera de Formosa y Salta que se ha traducido en un flujo de sedimento que hoy colmata el delta del Rio de la Plata, y da color a nuestro majestuoso estuario, y afecta además la navegación del rio Paraná.

Otro hecho algo más reciente es el haber incentivado el consumo de hidrocarburos, fundamentalmente gas natural, sin incrementar las reservas lo que nos llevó a importar más de 1200 millones de BTU incrementando las emisiones de carbón, y consumiendo una gran parte de nuestras reservas de divisas. No hemos incorporado ni un Mw de potencia hidroeléctrica sinificativa en un cuarto de siglo pese a disponer en nuestro sistema Paraná-Uruguay-Paraguay de un potencial estimado en 40.000 Mw, lo cual nos hubiese permitido reducir el consumo de fósiles contaminantes, para la generación de energía, reduciendo las emisiones de carbón y disponer de energía hidroeléctrica, que además presenta un costo de generación sensiblemente menor. Otras latitudes nos podrían suministrar ejemplos similares.

Es decir hoy estamos mirando con ojos condenatorios un acontecimiento (grave) que no es más que uno que se agrega a la larga lista que nos muestra como el Tercer Mundo financia el despilfarro. A fin de ayudarnos a reflexionar sería útil que nuestros lectores lean o relean, para quien lo haya hecho el Mensaje Ambiental a los Pueblos del Mundo del General Juan Domingo Peron emitido en oportunidad de la Cumbre de Estocolmo de 1972 y el discurso del ComandanteFidel Castro en oportunidad de la Cumbre de Rio en 1992. Estos textos además de verificar su actualidad nos ayudaría a reflexionar sobre el presente. Volviendo al Brasil observamos cierta similitud con lo ocurrido en los Estados Unidos en el siglo XIX.

En este caso fue la conquista del oeste y la ampliación de sus fronteras reales y su mercado interno, impulsor de su poderío. En el caso del Brasil tambien se trata de la conquista del oeste y la ampliación de las fronteras reales. En ambos casos se trata de países continente, con Políticas de Estado y Proyectos Nacionales claros y consensuados por sus pueblos. Brasil siempre ha planteado que mantener el Amazonas como pulmón planetario cuesta y siempre el despilfarro miro para otro lado. Esto tiene además otra lectura a la cual hemos hecho referencia, es decir, mientras los países centrales se desarrollan sin internalizar sus costos ambientales, el subdesarrollo, debe financiarlo con su futuro. En este caso Brasil que cada vez más se va alejando del país colonial y subdesarrollado.

Como tambien hemos expresado Brasil, país continente, pero con desarrollo costero, y separado por cadenas montañosas de su interior profundo, es decir del oeste, ocupa el 50 % de la superficie de Sudamérica, nos muestra una situación explosiva, que a partir de este hecho se va a comenzar a revertir. En relación al hecho que nos ocupa poco importan las causas fácticas. El Brasil inicia, a mi juicio, una nueva etapa, y aplicando sus Políticas de Estado, encuadradas en su Proyecto Nacional, inicia una nueva etapa del Desarrollo, ocupando el territorio con la utilización de sus inmensos recursos naturales que guarda el Amazonas, en especial los energéticos, donde la hidroelectricidad es lo central. Mientras tanto nosotros seguimos sin entender que no hay desarrollo capitalista sin energía abundante y barata.

Nuestro país ha pasado por etapas donde importamos energía a otras donde exportamos energía. Mientras Brasil basa su matriz energetica en la hidroelectricidad el nuestro se basa en los hidrocarburos agotables, más caros y contaminantes y las “renovables” como la eólica y la solar, intermitentes y costosas. No hemos construido una sola represa hidroeléctrica de capacidad significativa en un cuarto de siglo. Mientras tanto nosotros tenemos un panorama sombrío con 35 % de pobreza estructural, 10 % de desocupación (en ascenso), 8 años sin crecer, una inflación del 55 %, una deuda externa equivalente a un PBI, un territorio vacío, y un 40 % de la población concentrada en el 5 % de su territorio costero.

Se agrega la imposibilidad presente de consensuar un Proyecto Nacional y mucho menos un Proyecto Energético. Podemos agregar para completar el panorama de nuestra pobreza que basar el crecimiento del país en Vaca Muerta y la producción de Soja, es cuanto menos una expresión de un patético realismo mágico.

El Brasil está en otra cosa.


← Volver
Prensa Energética - Schneider

Prensa Energética - Repman

Prensa Energética - IAPG

Prensa Energética - AESA

Prensa Energética - ITBA

Prensa Energética - Metrogas